Blog 
TUCONSEJEROPERSONAL
RSS - Blog de Javier Pérez-Olleros Sánchez-Bordona

El autor

Blog TUCONSEJEROPERSONAL - Javier Pérez-Olleros Sánchez-Bordona

Javier Pérez-Olleros Sánchez-Bordona

Soy uno mas, pero a la vez único e irrepetible

Sobre este blog de Sociedad

Este es un blog donde podamos expresar nuestros sentimientos y ayudarnos mutuamente


Archivo

  • 17
    Febrero
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Ibiza

    ¿HACIA DONDE VAMOS?

     

    ¿HACIA DONDE VAMOS?

    Durante la mayor parte de la historia, la gente ha sido insignificante para las élites sociales y quienes de verdad detentaban el poder. Hoy en día, con la globalización, la automatización, la genética y la inteligencia artificial, el ciudadano normal pierde su importancia.

    La promesa de que la tecnología será favorable para toda la humanidad no es cierta.

    Los cambios tecnológicos y la genética son gestionados por unos pocos que tienen el poder y toman las decisiones para los demás a través de los algoritmos de sus grandes corporaciones.

    En el presente siglo XXI la élite social no invertirá en la salud, la educación y el bienestar de la mayoría, simplemente porque la mayor parte de la gente será innecesaria.

    Con nuestros datos biométricos realizan una representación muy exacta de nuestra persona, quizá más precisa o completa que la imagen que nos hacemos de nosotros mismos, y confeccionan algoritmos del comportamiento.

    Con los algoritmos de sus corporaciones provocan que poco a poco la ciudadanía ceda su capacidad de decisión, incluso voluntariamente, y nos introducen nuevas concepciones éticas e ideológicas que permitan autojustificarnos.

    La creencia de que la tecnología y la ciencia serán capaz de parar la destrucción de los sistemas ecológicos y el cambio climático, y con ello de la humanidad, no es asumida por esta élite social, que inconscientemente cree que ella se podrá salvar gracias a los “progresos” que controla.

    Este futuro, lo vemos como normal, como el cuento de las ranas en el cazo con agua que se calienta poco a poco hasta su muerte por ebullición.

    No son pocas las personas que alertan de lo que está ocurriendo. Pero de nada valen las advertencias, si no estamos dispuestos, desde un comportamiento colaborativo, a oponernos a esta manipulación de la humanidad, y de nuestra persona. A decidir por nosostros mismos nuestro camino en nuestra vida. Por lo menos en cuanto a lo que pensamos y sentimos.

    Sea el mundo que fuere, yo personalmente, por si os vale, comparto contigo, amigo lector, que le pido a Dios que me mande cada día la Fuerza del Espíritu Santo para ser el capitán de mi alma.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook